Está situado en la parroquia de San Salvador, también se le conoce como el “Pazo de los Pardo y de los Montero”.

Destaca del edificio sus muros hechos en sillería y el tejado en pizarra, del que sobresale una enorme chimenea.